miércoles, 8 de junio de 2016

Nuevas Alternativas en las Escuelas


     Las neurociencias van a la escuela
     Nuevas alternativas de expansión de la conciencia 
    

    “Lo único que interfirió con mi aprendizaje es mi educación” 

                                                                           (Albert Einstein)


A primera vista la frase de Einstein parecería  plantear un dilema  entre el aprendizaje y  la educación. El sentido que el científico parece atribuirle a la escuela, como sinónimo de educación, podríamos decir que es el lugar de la interferencia, de la  limitación, de la repetición memoriosa de significados vacíos, de la opresión, de la falta de libertad para imaginar, para crear. En definitiva, para aprender. ¿Es esto así realmente?

Recordarán nuestros seguidores que hace ya un tiempo, en el programa de radio de los lunes, tratamos el tema de educación y mencionamos, muy brevemente, dos nuevas corrientes que buscan insertarse en las escuelas a nivel continental y parecen superar el viejo debate.
 
 Pedagogía 3000   
           Neurosicoeducación
                                         
En Argentina, hasta hace pocos años, la escuela era pública; aprender era formarse y educarse era en casa. Por un lado, si un niño aprendía sabía matemáticas, lengua, historia, geografía, biología, reglas, fórmulas, fechas, datos. Por otro, un niño educado respetaba a sus padres, a los mayores en general, no rompía nada, no tiraba basura a la calle,  ayudaba en las tareas de la casa, valoraba la verdad, la honestidad porque copiaba a sus adultos y aceptaba límites. Como padres, la responsabilidad era clara y la tarea era sencilla. Los niños pasaban a ser alumnos bajo el  ala protectora de las instituciones y de sus maestros o profesores en un ambiente que tendía a nivelar y homogeneizar.


Sin embargo los tiempos han cambiado, y los chicos de hoy ya no son los mismos. Tampoco lo son los padres. El mundo y todo lo que podemos aprender de él están al alcance de una Tablet o PC; por lo tanto dependerá del tipo de herramientas  y orientación que les brindemos a nuestros hijos para que se desarrollen, tanto en lo académico como en lo humanístico.


A la hora de elegir,  a las preguntas referidas al tipo de institución que buscamos: (¿Religiosa o laica, jornada simple o doble, bilingüe o trilingüe, pública o privada, con IB o sin IB?) deberíamos agregarle las siguientes opciones: ¿tradicional o alternativa, inclusiva o meritocratica?

 En definitiva, si necesitamos dejar a nuestros hijos dentro de un sistema educativo, lo más apropiado seria elegir  una proyecto lo más parecido al nuestro. Aquella escuela que reúna no sólo lo que queremos que aprendan –propuesta pedagógica-, sino también que transmita valores y creencias–identidad-con los cuales concordamos.

El siglo XXI nos ha traído algo de aire fresco a esta búsqueda, con el aporte de nuevas tendencias que intentan -de manera flexible, holística, integral-unir aprendizaje con humanismo.  Tanto la así llamada Pedagooogía 3000 como  la Neurisicoeducación ven a los niños y jóvenes de hoy como seres sabios, emocionales, humanos antes que inteligentes, ecológicos y creativos. 

   Para Noemi Paymal, antropóloga francesa y creadora de la pedagooogia 3000, lo importante, antes que saber, es ser humano. La Educación –con E mayúscula- debe actuar como una expansión de  conciencia en los alumnos; pero sobre todo debe ser una “actitud y apertura pedagógica consciente” de los nuevos paradigmas del tercer milenio.  A diferencia de lo que se podría suponer, el rol del docente es esencial para este método; ya que será ésta la persona que deberá “entender y atender las necesidades de los estudiantes”   

La o el docente que abrace los preceptos de esta herramienta educativa priorizará al niño de hoy y de mañana, es decir que proyectará su accionar en el futuro y apuntará a impulsar una nueva tríada: el ser humano pleno y feliz, cuidando la ecología y creando una nueva sociedad.  

¿Y cómo se consigue este mundo ideal? En primer lugar veamos cuales son las cualidades que un docente debe reunir para lograr el objetivo: toda persona que quiera expandir la conciencia de nuestros niños será la más dulce en el trato, su mirada será la profunda, sus movimientos;  agraciados, sabia por haber recorrido tanto caminos internos como externos, madura y empática, de comunicación asertiva y carismática. Todas estas virtudes en pos de lograr la integración del ser humano desde la práctica flexible.

Todas estas cualidades hacen foco en lo más primitivo, en lo emocional, el afecto, el amor: Elemento base para lograr el vínculo alumno-docente y trascender a la sociedad. 
¿Y cómo se trabaja con ésta herramienta?
Se trabaja sobre ocho pilares que resultan en una pedagogía holística, flexible, incluyente, de paz, activa, protagonista, práctica, lúdica, cariñosa, divertida. Estos pilares son los siguientes:


Si prestamos atención entenderemos que atiende nuevas formas de aprender y ser, pero también a las actuales y a las anteriores, las de nuestros pueblos originarios, allí se explica su sinergia. Presta atención a los diez niveles de desarrollo  físico, emocional, social, multicultural, ecológico, ético, estético-creativo, cognitivo, psíquico-intuitivo y trascendental. Honra al Planeta Tierra porque También utiliza técnicas que  desarrollan  el cuerpo físico, el hemisferio cerebral derecho, la inteligencia emocional, la inteligencia energética, las artes en su aspecto sagrado y la espiritualidad del ser humano, es decir, técnicas que se utilizan tanto en enseñanza como en terapia y que provocan bienestar y relajamiento. Son altamente liberadoras de todo tipo de traumas y refuerzan, consecuentemente, la Inteligencia Emocional automáticamente. Se basan en la activación de las glándulas pineal y pituitaria, la utilización de las ondas cerebrales alfa y theta en los procesos de aprendizaje, así como el desarrollo de los campos psíquicos, intuitivos y espirituales. Promueve el acceso directo al conocimiento y a los campos mórficos (mega-conocimiento) por su efecto de resonancia”. (P3000_Book_Tomo I)

Pedagooogía 3000 se puede resumir como en una sinergia que propone reunir y potenciar lo mejor de las pedagogías, procedimientos y técnicas pasadas, las de ahora y las que están en formación, siempre que se desarrollen en armonía y con afecto. En el siguiente video Noemí nos explica la escuela de los 7 pétalos: 



Por otra parte la Neurosicoeducación, cuyo fundamento es las neurociencia, no se da como una metodología completa en las escuelas, sino que a través de la Asociación Educar (asociacióneducar.com) cuyos responsables son Marita Castro y Carlos Logatt Grabner, se imparten talleres, herramientas que van “moldeando” a los niños en las aulas para ayudar a modificar su conducta y su medioambiente. La meta que la Asociación Educar tiene por delante es  “conocer y controlar el mundo interno” y transmitirlo en las escuelas en un “lenguaje claro y fácil de comprender.” La neurosicoeducación hará foco en la recepción y comprensión de la información que necesita el ser humano con el fin de “estudiarnos y  auto-conocernos para transformarnos en personas íntegramente desarrolladas.”                 

El primer concepto de esta disciplina es la UCCM – MA (Unidad Cuerpo Cerebro Mente Medioambiente) y la relación entre cada una de las partes y sus causalidades. El trabajo primitivo de ésta unidad es la supervivencia del ser humano, y la neurosicoeducacion apuesta al auto-conocimiento de nuestras posibilidades y limitaciones con el fin de modelar el cerebro en pos de su trascendencia.

La supervivencia se refiere a la lucha que, en la antigüedad, debió asumir el ser humano, adaptándose al ambiente –mundo exterior- y utilizando la información correcta para lograrlo (alimentación, abrigo, reproducción). En cambio, la trascendencia se refiere a la generación de sensaciones, percepciones, emociones, sentimientos, creaciones  o imágenes mentales que repercuten en la conducta. Esta capacidad de pensamiento lógico depende en gran parte de la propia genética y de la calidad de información que maneje (reciba o recuerde) cada individuo. Este tipo de racionamiento tiene que ver con el mundo interior.

Estas dos inteligencias forman un coeficiente de inteligencia, exterior e interior (C.I.E y C.I.I).
y las estructuras sobre las cuales se asienta el cometido humano de trascendencia son los lóbulos pre-frontales, izquierdo y derecho, –LPF-. En ellos se desenvuelven todas las cualidades que definen al ser humano y donde actúa la educación. El buen desarrollo de las funciones cognitivas propias del  LPF como atención, lenguaje, memoria, creatividad y razonamiento, serán la base desde la cual ejecutar funciones como la planificación, perseverancia, capacidad de prever problemas o resolver conflictos, vetar impulsos emocionales, retardar la gratificación, ser empático o altruista.



Lo interesante es, como en el ejemplo anterior, ver la manera práctica, lúdica, amena y significativa con la que se les acerca el material a los alumnos y cómo ellos logran entender y producir materiales desde su propio lenguaje e inteligencia.
   Volviendo al principio de nuestro debate con Einstein  ¿Uds. qué opinan? ¿Podemos aventurar     que si el científico estuviese vivo sería uno de los impulsores de esta nueva forma de conocer, auto-conocernos y educarnos, a través del nuevo enfoque holístico y con la neurociencia como fundamento?
Es posible que sí y si así fuera ¿Cómo seguiría la frase?  


Fuentes:

-http://www.pedagooogia3000.info/web/boletin/circular185.htm

- http://www.asociacioneducar.com/libros/libro-digital-neurociencias.pdf


-http://volverala8del65.blogspot.com.ar/p/museo-virtual-volver-la-8.html




 







               

















La siesta interrumpida



    La siesta interrumpida

Quince años atrás, la vida los había separado. Sus destinos cambiaron de rumbo y el amor que los unió de jóvenes, debió quedar guardado, postergado en sus corazones. Una calurosa siesta de verano, en su pequeño Tapalqué natal, fue testigo de su último encuentro.

Mercedes, obediente y ambiciosa, siguió los pasos de su esposo, un acaudalado ganadero, a quien su suegro se la había prometido. Augusto, desolado e idealista, partió hacia Europa, a terminar sus estudios de conservatorio, y formó pareja con una pianista rusa.

La muerte los volvió a reunir cuando menos lo esperaban. No tuvieron tiempo de pensar en la posibilidad de reencontrarse. Los teléfonos avisaron y en 24hs ya pisaban, nuevamente, suelo argentino. El trayecto hasta el pueblo pasó entre la tristeza por el duelo y la nostalgia al recorrer aquellos paisajes tan añorados.  

Primero llegó Augusto, al rato Mercedes. Cada uno con su pareja. Al entrar al velatorio, se saludaron con familiares, amigos, antiguos vecinos. Llanto, abrazos, emoción, susurros, miradas.

Augusto se acercó al cajón con miedo, “parece dormido, nadie diría que ya no está ahí”, pensó. Se quedó a su lado, recordando cómo su abuelo le había enseñado las primeras notas a sus 5 años. Luego de unos minutos, se arrimó Mercedes. Lo miró sin verlo. Se inclinó para besarle las manos al abuelo muerto y al incorporarse lo reconoció. Sintió que se desvanecía. El salón la asfixiaba, el perfume de las flores la mareaba. Divisó una puerta a la derecha y, como pudo, salió de la sala. Inmediatamente, Augusto la siguió, Mercedes lloraba de espaldas a él. Sin decir una palabra, la abrazó, ella giró y se besaron.

  Todos esos años de distancia desaparecieron al sentir sus labios húmedos y tibios nuevamente. Los recuerdos de su mejor época revivieron, con la muerte del abuelo, que por unos instantes fugaces, volvió a juntar a los primos Calcaterra.